Reseña LIII


DATOS
BANDA:
CONAN
ÁLBUM:
“Blood Eagle” //CD
LUGAR/AÑO:
UK/2014
Web de la banda:
Web

Crítica realizada por/by José Luis


Volver a la sección

“Liviano es mi caminar, como si fatuamente quisiera flotar, sobre el enmohecido y pastoso páramo formado durante eones por los sueños del hombre. Ni en sus trampas o artimañas debo caer, vigilante debe ser mi camino, pues no dejarán que alcance fácilmente la puerta, de la cual, desde el otro costado, unas voces entonan promesas de libertad eterna. Con determinada paciencia, seguro de mi mismo como jamás lo había estado, recorro un terreno siempre vedado, siempre pantanoso para los entes libres, hasta cruzar el umbral de la ansiada liberación, el de una puerta con la mirada impasible, pues ella bien sabe que la libertad, hay que ganársela. Lo que me espera al otro lado no tiene parangón, ni mente que pueda crearlo, pues ni la misma muerte puede cruzar hasta aquí. Las antes esperanzadoras voces, son ahora tan fuertes, tan inmensas y a la vez apocalípticas, lejanas no en el tiempo o la distancia, sino en mi propia ignorancia, que forman un tejido viscoso, pegajoso, por el cual debo navegar, luchando contra mi agonía y desesperación, para llegar al lugar que dice mi instinto, el lugar donde debo estar.

Horrorizado, y a la vez esperanzado por un espíritu de lucha que surge de mí de una forma voluptuosa, veo por fin la meta, lo que me ha guiado hasta aquí sin saber ni cómo ni por qué, pues mi hogar, el planeta en el que vivía, se consume, se funde, se disuelve lentamente, y veo como rezuman por toda su superficie materias y líquidos glutinosos que chorrean como harapos deshilachados de un tejido tan viejo como la decadencia de la que es producto la visión que tengo, la degeneración a la que el hombre ha sometido a este antaño paraíso perdido en el cosmos. No todo está perdido, pues la diosa sin nombre, aquella que surgió de la unión de las pocas almas libres que todavía pelean por no ser una raza enferma, se alza orgullosa sobre la cúspide de la ahora amorfa esfera que era nuestra fragua de libertad, para detener de nuevo, como antaño, a la horda de dioses primigenios, seres más antiguos que este universo que pretenciosamente creíamos conocer, provenientes de un sinfín de mundos y que se lanzan furiosamente sobre nosotros, siempre celosos, siempre envidiosos por no tener lo que nosotros poseíamos, deseosos por destruirnos, como si pensaran que ya hemos tenido demasiadas oportunidades desaprovechadas de mantener nuestro vergel en paz, y no fuéramos dignos de poseerlo más, dispuestos a reducir a polvo nuestro mundo, nuestro universo.

Es en este momento cuando las voces, al son de una música antes inaudible, ahora atronadora, densa, impenetrable y aberrante, forman el acompañamiento perfecto, el preludio idóneo para lo que se avecina, una guerra de dimensiones cósmicas que no puede describirse con meras palabras, y mi unión, como ente libre, con la diosa sin nombre. Mientras la música se torna más monstruosa, gigantesca y plúmbea si cabe, me doy cuenta de que la unión esta hecha, mi cuerpo está dentro de mi diosa, mis ojos son los suyos, mi alma es la suya, sus garras son la mías, y las de todos aquellos que forman este cuerpo de deidad sin forma dispuestos a luchar contra el interminable enjambre de enemigos que se aproximan. Es la última oportunidad, fruncimos el ceño, apretamos las garras, la guerra está abierta, si quieren venir….que vengan.”

Siempre hemos pensado, y aquellos que nos leen con asiduidad ya bien lo saben, que ciertas bandas no merecen que las manos que describen su música sean fríos bisturís con los que diseccionar su trabajo. Quizá algunas sí, más técnicas, más “normales”, compositiva o sonoramente hablando, y así lo hemos hecho también, pero en el caso de CONAN, es de recibo que no. Puede que algunos echen de menos reseñas mas técnicas o más descriptivas sobre canciones concretas, tempos, crescendos, riffs, y toda clase de lenguaje musical, que siempre queda y es muy interesante, puede que otros piensen que nos perdemos sobremanera en una imaginería demasiado exagerada, o poco acorde con los parámetros establecidos, en lo que ha reseñas o expresión técnica se refiere, pero reiteramos, en según qué casos no es posible. Cuando algo tan infecto como este “Blood Eagle” sale y está interpretado desde tan adentro, ser simplemente cirujanos no le hace justicia y lo convierte en “producto”. CONAN, le pese a quien le pese, solo puede ser descrito, a nuestro entender, de esta manera. Esta gigantesca banda ya es inmortal, pues como ya hemos dicho anteriormente, han creado un mundo en el que ni la misma muerte puede entrar.



Blog de Barcelona (Spain)
Contacta con nosotros
a través de este correo.
Contact:
viking__blood@hotmail.com

Siguenos en Facebook Síguenos en Bandcamp
Siguenos en Instagram Síguenos en Soundcloud Síguenos en Tumblr Google+








Nos adentramos en diferentes ramas:
SECCIÓN CULTURA





Idas y venidas de la mente:
SECCIÓN DE PENSAMIENTOS










NUESTRO OTRO PROYECTO