Reseña LXXVII


DATOS
BANDA:
SANTA MARTA GOLDEN
ÁLBUM:
“Resilience” // CD
AÑO:
2016 / Granada (Spain)
SELLO:
Nooirax Producciones
Aladeriva Records

Web de la banda:
Web

Realizada por / by José Luis.


Volver a la sección
"SANTA MARTA GOLDEN provoca infinitos sueños."
-DOOM IN AETERNUM-

Subido a la terraza de mis pensamientos, oteo el horizonte, tan lejano como confuso, borroso, sucio, surcado por la línea de la ignominia más absoluta. Siempre acompañándome, a mi lado o a mi espalda, la incansable y aborrecible sensación de estar constantemente harto, fatigado, hastiado de saber, que lo único que no comprendo, es que estoy rodeado de tantas cosas que no entiendo. Ahora sí, miro por encima del hombro a este planeta hecho ciudad, veo a sus gentes hacerse esclavos de sí mismos, esclavos de los demás y de la ignorancia provocada por no preguntarse jamás quienes son y que hacen aquí, en este enorme y profundo estercolero. Se mueven, trabajan, viven, conviven y tienen descendencia por sistema, programados desde su nacimiento como máquinas de carne sin conciencia. De sus almas salen las manos que empujan al abismo del olvido a los libres, a los que les hacen darse cuenta de quién es sirviente y quién el amo, el que pone el collar y el que lo lleva. Ahora sí, puedo volar, y lo haré sin sentirme culpable, escucharé esa voz desgarrada, violenta, cruenta, que me abofetea con rudeza para despertarme y hacerme salir del tedio infinito, una voz que acaricia mis oídos con fiereza y sabe cuándo darme un atisbo de esperanza, meciéndome suavemente al compás de melodías tenues a la vez que enérgicas. No sé cuál es su origen, ni siquiera quien la entona, pero ese desconocimiento no me produce angustia ni desazón, más bien me anima a dejarme caer, a despeñarme por lo que otrora fue un nauseabundo barranco embarrado, enmohecido por la envidia, el odio y el desprecio, ahora convertido en cúspide de esta revelación.

Despierto, abro mis ojos suavemente, primero neblina, después la visión se aclara a base de realidad y ruido de absurda civilización, pero ya no importa. Me quito los auriculares y caigo en la cuenta de que me he quedado soñando despierto mientras escuchaba a una banda. Y que nadie se lleve a engaño pensando que SANTA MARTA GOLDEN me han provocado aburrimiento hasta el punto de hacerme cerrar los ojos, pues estaría enormemente equivocado. Esta grandiosa banda, en cada uno de sus compases, en cada grito, en cada acorde, tiene la determinación suficiente, así como el empuje y la fuerza necesarias como para provocar que tu cuello se doble hacia atrás con la violencia típica de quien tiene como único objetivo romperte las cervicales a base de tirones. Desde el primer segundo de este magnífico disco, ese primer segundo siempre tan valioso, te das cuenta de que tu cerebro estallará destrozado por una amalgama de cruentas y brutales sensaciones, golpeado, ajado por los cortes de unas voces afiladas como cuchillas de afeitar, encogido hasta la nada, rodeado angustiosamente por la densidad enfermiza de unas cuerdas que son atacadas con una vehemencia que cuesta recordar la última vez que algo así se dio un paseo por mis oídos.

Creo con absoluta seguridad, que cada uno de sus componentes, y cada uno a su manera, disfrutan de y con la música, me atrevería a decir que de forma irreverente, y no por falta de respeto a un género cada vez más sufrido y castigado por la insolencia de muchos, sino por la insultante libertad con la que desarrollan una composición, ya sea un fraseo de guitarra, un break de batería, o una línea vocal. Esta majestuosa banda, te mata lentamente, te rematan de golpe, y lo mejor de todo es que se nota que lo disfrutan, sin mostrar un ápice de piedad. Hacen que el caos suene a sobriedad, que el desenfreno caiga por su propio peso hacia el costado del orden, y se muerden su propia cola haciendo que lo conciso se deje llevar de nuevo por la anarquía y la vorágine.

Quiero volver a soñar despierto, quiero ser libre de nuevo, quitarme este olor a orden y rutina que todo lo invade. Dejaré de escribir, pues las palabras ya empiezan a estar de sobras, las definiciones no son suficientes, y lo que pueda pensar a partir de ahora se torna borroso. Vuelvo a escuchar esa voz, me dejo caer de nuevo, y de nuevo las alas me crecen, ya sea para escuchar la brutalidad de esa música y volar por un paraje más libre, ya sea para soñar que sueño… para soñar que no quiero despertar.



Blog de Barcelona (Spain)
Contacta con nosotros
a través de este correo.
Contact:
viking__blood@hotmail.com

Siguenos en Facebook Síguenos en Bandcamp
Siguenos en Instagram Síguenos en Soundcloud Síguenos en Tumblr Google+








Nos adentramos en diferentes ramas:
SECCIÓN CULTURA





Idas y venidas de la mente:
SECCIÓN DE PENSAMIENTOS










NUESTRO OTRO PROYECTO