Crítica XXXVI

DATOS
BANDA:
JUDD MADDEN
ÁLBUM:
“Glacial” // CD
AÑO:
2013


Web de la banda:
Bandcamp
Facebook


Crítica realizada por José Luis Huerga


Volver a la sección

En este blog que ahora mismo estás ojeando, leyendo o criticando despiadadamente, según el gusto de cada uno, nos gusta hacer las cosas con un punto diferente, no siempre se puede, pero cuando la ocasión lo permite, y este caso es un buen ejemplo, así lo hacemos, así nos sale. JUDD MADDEN, este australiano procedente de Melbourne (no tenemos claro, si es un sobrenombre o es su nombre real) es el ejemplo al que hacía referencia, y es que no pasa desapercibido el talento que atesora entre sus manos este músico independiente, con una ya larga trayectoria discográfica a sus espaldas, no así en el tiempo, pues este proyecto nació en dos mil ocho, pero si en cuanto a número de ediciones. Seis discos instrumentales y una recopilación, si contamos que lo primero que editó fue en dos mil diez, avalan su buen hacer, su talento creativo y lo prolífico de su cerebro.

Decíamos al principio, que en ocasiones hacemos las cosas con un punto diferente, y es que esta reseña comienza haciendo hincapié en un fallo. ¿Por qué? Muy sencillo. Si después de analizar el trabajo de un artista, y comentar todo aquello que nos parece bien, extraordinario, o la quinta esencia de la composición, decimos en último lugar lo que ya no nos parece tan bien, el lector, generalmente, por la condición negativa imperante en el ser humano, se queda en la memoria con esto último, y nos parece injusto. Así que siendo cierto que este genio tiene un fallo (a nuestro parecer, por supuesto) lo comentamos ahora, y que lo último sea la grandeza con que JUDD MADDEN nos castiga los tímpanos. Este fallo al que hacemos referencia, es el aspecto que corresponde a la guitarra solista, y tanto prólogo (solo queremos ser un poco amenos) no debe ser excusa para dar a pensar que es un fallo enorme, pero sí significativo, pues siempre hemos pensado, que aunque el sentimiento debe ser el protagonista, y más en un género como el que acapara la atención en Doom in Aeternum, (y siendo música instrumental, lo cual es más meritorio) cierta dosis de técnica es necesaria, y creemos que es ahí donde nuestro amigo falla un poco, en el aspecto técnico, y siempre mirando hacia la guitarra solista, pues algo más de técnica siempre ayudará a que la definición de esos sentimientos vuelen mejor por el mástil. No nos referimos a disonancias, ni a lo que el músico quiera experimentar, si no a la definición, a como se dice coloquialmente, hacer que la guitarra hable.

También cabe decir, que los solos, ni son el aspecto fundamental en las creaciones de este gran compositor, ni los protagonistas, por tanto, aunque musicalmente se pueda contemplar como un fallo de interpretación, no interfiere para nada a la hora de dejarse llevar por el genio y el talento de este creador, genio y talento que nos lleva siempre hacia un terreno en el que la sensación de soledad protagoniza una historia constante en nuestro interior. La música que sale del alma de JUDD MADDEN, es polvorienta, solitaria, como su manera de trabajar, pues es un proyecto en el que como tantos otros hoy en día, todo sale de sus manos, es el único componente, y realmente lo celebramos, pues compartiendo sus ideas con otras personas, no creemos que pudiera surgir lo mismo, o eso creemos nosotros.

Decíamos que esta maravilla que estamos escuchando, tiene sabor a polvo, a soledad, tiene el sonido del abandono, de la dejadez, de aquel que camina siempre buscándose a sí mismo, que toca a todas las puertas, mirando de un lado a otro… y que no encuentra nada más que incomprensión, soledad y amargura. “Slowly” el último tema, sirve de ejemplo para explicar estas sensaciones, sobre todo a partir del tercer minuto. Realmente este pasaje podría resumir todo lo que este músico nos puede regalar. Pero no podemos quedarnos aquí, “Vatnajökull”, titulo dedicado al mayor glaciar que existe en Islandia, y que suponemos que da motivo al título del álbum “Glacial”, comienza de una manera épicamente tranquila, aunque dicho así suene a contradicción. Guitarrazos enormes, que parece que no acaban jamás, dando la sensación de que el tema, habiendo empezado hace rato ya, finalizara siempre, o no comenzara nunca, siempre sostenido, siempre grandioso.

Como grandiosa es la producción de este trabajo, cosa que a todo esto, no habíamos comentado, y es que cuando escuchas maravillas como esta, realmente te olvidas de aspectos técnicos, pero aun así estamos en la obligación de reseñarlos, pues esta parte de una grabación, también requiere de un talento y de un trabajo que como decimos, no podemos olvidar. La dramática “Mountain Slayer”, con un tono más animado pero igualmente épico, y “Into the Ocean” en nuestra opinión, la mejor de todo este “Glacial”, conforman esta genialidad, esta obra brillante y tremendamente creativa. Pocas veces un compositor ha sabido explicar sólo con música lo que es caminar desamparado, lo que es recorrer el paraje de la soledad y la pesadumbre. Quizá merezca de una vez por todas, que alguien le acompañe. Hoy hemos sido nosotros, mañana, puedes ser tú.



Blog de Barcelona (Spain)
Contacta con nosotros
a través de este correo.
Contact:
viking__blood@hotmail.com

Siguenos en Facebook Síguenos en Bandcamp
Siguenos en Instagram Síguenos en Soundcloud Síguenos en Tumblr Google+








Nos adentramos en diferentes ramas:
SECCIÓN CULTURA





Idas y venidas de la mente:
SECCIÓN DE PENSAMIENTOS










NUESTRO OTRO PROYECTO