Crítica XXXII


DATOS
BANDA:
SUBROSA
ÁLBUM:
“No Help for the Mighty Ones” // CD
AÑO:
2011


Web de la banda:
Bandcamp
Página Oficial


Crítica realizada por Jose Luis Huerga


Volver a la sección

En ciertas ocasiones maldigo el día en el que por primera vez me dispuse a reseñar el trabajo de una banda. Y esta afirmación no la digo desde un punto de vista negativo, pero es menester hacer un ejercicio de comprensión para saber a qué me refiero. Cuando el trabajo de un grupo es bueno o muy bueno, da igual si más técnico o sencillo, más espiritual o directo, instrumental, cantado, variado o minimalista, en mayor o menor medida, es fácil de desgranar esa labor musical a la que haremos referencia. Pero en el caso de estos estadounidenses, concretamente de Salt Lake City (Utah) llamados SUBROSA, las palabras que hay que emplear no son ni bueno, ni muy bueno…la palabra correcta, singular y que lo complica todo, a la hora de definir este cuarto trabajo de estudio es la palabra “especial”. Y digo que lo complica todo porque evidentemente esa palabra engrandece la dimensión con la que hay que definir la visión musical de esta enorme agrupación.

De entrada se podría decir que sus composiciones dan la sensación de que surjan de la nada, cosa que ocurre con todas las cosas que se crean desde el más puro talento, pero esta vez me refiero a que parece que hayan surgido de una sola tacada tal y como las escuchamos, como cuando un mago abre sus manos y aparece la esperada y sorpresiva carta. Esa sensación a la que hago referencia, seguramente viene dada por la extrema convicción con la que estos americanos serpentean con su mente por la imaginería musical, y como lo traducen con sus manos en el instrumento. Especial, si, y cuanto más escribo más me reafirmo en esa palabra, porque así es como suena la esponjosa y agridulce voz de Rebecca, acompañada de su inmensa guitarra, con fiereza y bondad, con la seguridad e intensidad propias de aquel que habla con el interior, escuchemos si no, como mero ejemplo, “Beneath the Crown”, y como ejemplo debe servir para el resto de la banda. Da igual lo que hagan o interpreten, desde unos simples acordes con una suave voz de fondo, hasta el más bestial ataque, tanto Christian, Andy, la ya mencionada Rebecca, Kim o Sarah, (bajo, batería, guitarras/voces, violín/voces, violín/voces) desgarran la casi invisible tela que separa lo brutalmente descarnado de la melodía más misteriosa o sugerente que pueda emerger del talento de SUBROSA.

No hacen falta solos de guitarra, ni breaks portentosos de batería, ni nada que destaque ni que se pueda asomar por encima de lo demás, esta banda, y esto es lo que más me llena, son un solo acorde, un solo tono, una sola harmonía cuando acontece, y más importante, cuando les da la gana de ser harmónicos, sin obligaciones, sin contratos de por vida con lo que el público quiere, si no con lo que quieren ellos mismos. Ejemplo de esto último son los violines, que aparte de estar muy bien ejecutados, no entran en el juego del preciosismo tristemente épico al que últimamente estamos acostumbrados, a causa de la maldita comercialidad y sus tendencias, de las que nada ni nadie se libra, si no que aparecen por que la música lo necesita, compuestos por instinto, para que el alma de cada tema hable por sí misma.

“Borrowed Time, Borrowed Eyes”, “Stonecarver” o “Attack on Golden Mountain”, son solo una muestra de cómo estos músicos, son capaces de saltar entre influencias, y no me refiero a otras bandas, (malditas comparaciones) si no a influencias genéricas, como en la ya mencionada “Attack on…” en la cual interpretan por un momento algo que se podría identificar como un miserere, dando rienda suelta a la originalidad, a base de voces perfectamente conjuntadas, y violines muy lejanos, que nunca llegan, que nunca acaban. “House Carpenter”, el penúltimo tema, es harina de otro costal, y es en ese momento cuando te das cuenta de lo que es este grupo, de que no tiene límites. Con “Dark Country” dan el latigazo final, no esperes relajarte por ser el último, tan solo espera de ti mismo volver a empezar, o esperar dos siglos y volver a poner este “No Help for the Mighty Ones”, para que aparte de comprobar que son una banda especial, como decía al principio de esta reseña, te hagan especial a ti cada vez que quieras no solo escuchar unas enormes piezas musicales, si no sentir y saber a que suena el talento.



Blog de Barcelona (Spain)
Contacta con nosotros
a través de este correo.
Contact:
viking__blood@hotmail.com

Siguenos en Facebook Síguenos en Bandcamp
Siguenos en Instagram Síguenos en Soundcloud Síguenos en Tumblr Google+








Nos adentramos en diferentes ramas:
SECCIÓN CULTURA





Idas y venidas de la mente:
SECCIÓN DE PENSAMIENTOS










NUESTRO OTRO PROYECTO