Entrevista XXX



ORIGEN:
ESPAÑA
FECHA DE PUBLICACIÓN:
Enero 2015
Web de la banda:
Web Oficial


Entrevista realizada por Tania.

Comentamos muchas veces, sobre todo en reseñas, que la complicidad de nuestros oídos con la música sobre la que debemos escribir tiene que explotar en esencia. Un perfume que nos atraiga sin remediarlo, que nos encandile por cualquier motivo, o sencillamente, que no de una forma simple, escuchemos sus melodías y haga callarnos. A continuación podréis conocer un poco más a fondo a una banda, que como siempre decimos, es conocida para muchos y desconocida para otros. Ya que no todo el mundo sabe parar y dejar fluir unas notas especificas por su mente y descifrar su mensaje. He aquí la entrevista respondida por Josep, cantante de HELEVORN…




En muchas de las entrevistas que uno conoce, que se ha leído o hasta escrito, casi siempre la primera pregunta es sobre el inicio, nacimiento o creación de la banda de la que hablamos. Nosotros queremos profundizar mucho más, y no sabemos si este tipo de pregunta ya os la han hecho. Abrimos los ojos a la vida cuando la consciencia todavía no se ha desarrollado. Al paso del tiempo uno camina, y va averiguando en qué mundo está. Puede que esta pregunta sea complicada de responder, o clara para algunos. A lo largo de vuestra vida, ¿cuándo fue el momento en que pensasteis “la música es mi camino”? ¿Lo detonó un disco, una guitarra, una influencia…?
-Buena pregunta, es sin duda la primera vez que nos la formulan. Verás, creo que fue pasado unos años del inicio de la banda cuando sentimos que formábamos parte de algo que nos atraía mucho, y eso fue, sin duda, un poco antes de la grabación de “Fragments”, en 2004. Fue el momento de una fuerte reestructuración dentro del grupo y fue justo cuando se unió Sandro Vizcaino, ese fue el punto donde el grupo se ha mantenido estable y cuando empezó a crecer más, el punto donde creo que todos pensamos que estábamos “felizmente” atrapados por el Doom y el Metal y ese era ese estilo que nos unía y que sacaba lo mejor de nosotros, hasta el presente.

Claro, anteriormente uno sueña en ser como sus “padres” de los ’90, y nunca deja de ser fan de la música antes de ser músico, pero en 2004 dimos un paso el cual diez años más tarde hemos finalizado con este nuevo disco “Compassion Forlorn”, que es la madurez y el sentir que el trabajo realizado durante este tiempo ha sacado sus frutos y que nos ha llevado por un camino el cual estamos muy cómodos, y lo más importante, el camino que nos hace aprender y a estar contentos con lo que hacemos. Si me lo preguntas en el plano personal te diría que fue la canción “No Forgiveness” de Paradise Lost, aquella época y aquél disco me llevaron a ver las cosas de modo diferente, a querer experimentar de otra manera y a buscar musicalidad y profundidad en los fenómenos de la vida diaria.

Existe un significado más allá de una guitarra y sus riffs, más que el grosor de las cuerdas de un bajo, o los diferentes sonidos que puede producirse con un teclado, hasta el vibrar de los tambores. Tras el umbral de la creación de la música, existe la energía que surge del músico. De quien dedica cuerpo y alma al instrumento y quien decide el final de una nota. La llamada pasión, energía, voluntad, talento o sencillamente ganas de explotar. ¿Cuáles son las sensaciones que provocan cada uno de los instrumentos en vosotros, en vuestro interior? Para que nos entendamos: Los previos antes de la creación.
- Efectivamente para nosotros no hay voces individuales dentro de Helevorn, sino más bien un mensaje general transmitido por un concepto, por una idea, por un sentir. No buscamos en ningún momento ascender nuestro ego ni demostrar nada a nadie más que a nosotros mismos, y los instrumentos son, en este caso, el camino para desarrollar nuestras experiencias. Trabajamos poco la individualidad musical o el virtuosismo al componer, queremos SER cuando ensayamos y cuando tocamos en directo, así el mensaje que queremos transmitir viene primero de nuestro interior, desde nuestra más absoluta creencia, es algo que fluye sin exigencias y sin pretender nada más que estar en el momento y expresar.

Esto es lo opuesto a lo que los medios “tradicionales” suelen hacer, que es la utilización de la comparación constante y el intento de equiparar la música con otras experiencias anteriormente vividas. Error, y no por eso estoy diciendo que merezcamos más que nadie, para nada, sino que hay que entender que la música solo es una parte del todo, dentro del concepto, de las palabras, de los colores, de la imagen, etc. No sacamos un disco cada tres años, no tocamos en directo cada mes, no vamos por la vida autopromocionándonos y no pedimos nunca nada, absolutamente nada, ni siquiera exigimos que los medios y la gente entienda lo que escuchan. Preferimos mucho más la pasión y que cada uno saque sus propias conclusiones.

“…La pobre historia de un hombre sin humanidad, un ser que entre seres no existe, contaba los hechos de una sociedad sorda, ciega, carnicera, que despedaza sin hacer nada… Todo hombre libre, es único. Y único es ser uno mismo. La música es poesía y la poesía es música.” Este fragmento obtenido de la reseña de vuestro disco en el blog, nos conduce a pensar que podríamos decir que “Compassion Forlorn” es el libro donde se encuentra dicha historia. Metafóricamente hablando, lo que conlleva al significado. Un disco a capítulos en forma de canciones individuales pero que se unen para que el oyente escuche lo que contáis. Profundizando… ¿Por qué este tema para este trabajo?
- El querer expresar el proceso de pérdida de los sentimientos más humanos, como la compasión, sobre todo, la empatía o incluso la pena, ha sido lo que nos ha hecho SENTIR, lo que ha sido capaz de llevarnos a un plano donde la música ha hablado por si sola, eso es lo que buscamos realmente. Nunca nos ha llevado a ese plano hablar de temas abstractos, ni de amor, ni de cosas sin sentido por muchas palabras “doom” que haya, pero sí lo ha hecho y lo sigue haciendo buscar la nostalgia en el comportamiento humano, buscar sentido en nuestra patética existencia y hacerlo, en este caso, rozando la sobrevaloración del pasado y de alguna manera, denunciando el camino hacia la deshumanización que hemos emprendido como especie. Siempre nos han atraído mucho las intensidades y sus variaciones, y eso lo hemos desarrollado mucho en “Compassion Forlorn”, que contiene crudeza, suavidad y agresividad al mismo tiempo, es como juntar un rompecabezas con piezas que a simple vista no encajarían, pero que se les va dando forma poco a poco, con delicadeza y con perseverancia.

Pasando a la imagen de la portada… vemos que hay un gran trabajo, y con mucho sentimiento, por detrás. Imaginamos que tiene que estar llamando mucho la atención. ¿Por qué esta imagen? ¿Por qué la perspectiva de la anciana débil entregando lo único que da la vida? ¿Qué representa para HELEVORN esta imagen, al lado de “Compassion Forlorn”?
- Es un cuento real sin dejar de ser cuento, y sin dejar de ser real, que mezcla crudeza, dureza y que al final da un cierto atisbo de esperanza, siempre que ésta sea la de un profundo cambio en las conciencias, sino no será, y la portada tenía que reunir todo eso. Ella es la madre de todas las cosas, la que ha dado la vida, la feminidad dentro de este mundo tan masculino y lleno de testosterona, ella es lo que fuimos, la generosidad y la compasión, y ella es la que es capaz de sacrificarse por todos nosotros, sin ni siquiera esperar nada a cambio, solo que despertemos y SEAMOS. Es una imagen tétrica, fría, incluso algo fantasmagórica, y si te fijas no solo entrega su corazón, sino que hay otra “vida” que se le va, otra energía vital…

Éramos muy conscientes que nos arriesgábamos. Poner una foto real de una mujer mayor en la portada podía resultar poco atractiva desde la perspectiva artística, pero es que tenía que ser algo real, algo fuerte, algo que no dejase indiferente y que fuera capaz de golpear de alguna manera las conciencias, y por supuesto, que fuera el nexo entra la música y el oyente. Nos costó mucho encontrarla, fueron tres sesiones de fotos y algunas crisis de creatividad, pero finalmente dimos con ella (o al revés). Hay muchas interpretaciones y muchos matices en la imagen, igual que con las letras y con el vídeo de “Burden Me”, y eso es precisamente lo que buscamos.

Creemos que desde el punto de vista del oyente, y nos incluimos nosotros, la producción, y en general el sonido de la banda, es estupenda. Pero pensamos que es posible que hayáis caído en la monotonía como muchas otras bandas. Especificando que hablamos de la producción. ¿Creéis que no habéis arriesgado en dar otro paso más allá de lo establecido dentro de este género?
- Entiendo a lo que te refieres y debo decir que no. La producción cuenta con muchos detalles y muchos arreglos que nunca habíamos hecho antes, y sinceramente, no nos ponemos a pensar demasiado qué cosas se han hecho en éste género anteriormente. En la producción hemos trabajado mucho el espectro tonal de la voz limpia para dar profundidad e intensidad, la orquestación ha sido muy cuidada, como nunca, incluso hay alguna trompeta! Las guitarras siguen siendo el eje básico y son muy duras, hay figuras de bajo por todas partes, hay coros reales que no son los típicos de “iglesia”, etc. ¿Qué sería en este caso arriesgar en la producción, querer forzar algo para querer ser diferentes? Es que ni siquiera nos planteamos ese tipo de cosas, vamos al estudio y grabamos en las mejores condiciones porque creemos que es la mejor manera de plasmar nuestra música, y eso en ningún caso es monotonía, personalmente sí creo que hemos dado un paso más en cuanto a trabajo de producción, e importante.

“Fragments”, “Forthcoming Displeasures” y ahora “Compassion Forlorn”. ¿Existe una línea que lo une por algún motivo, o son sencillamente discos individuales que cuentan distintas historias?
- “Fragments” explicaba la importancia de los pequeños recuerdos del pasado, de lo que nos queda, de lo que se va, de lo que somos en realidad, etc. “Forthcoming Displeasures” y ahora “Compassion Forlorn” sí guardan bastantes similitudes en el plano lírico, ya que tratamos la deshumanización, el primero desde una perspectiva más pesimista, como si estuviéramos completamente abocados al más rotundo fracaso, y éste último es más humano, eso sí, el lado más agónico, pero humano, e incluso con un mínimo atisbo de esperanza. La nostalgia, la razón de ser, el porqué del comportamiento tan brutal del ser, etc suele ser un nexo común en nuestras letras.

Dejándonos llevar por el tema anterior, durante estos tres trabajos ¿Habéis notado vosotros mismos vuestra evolución musical y personal en HELEVORN? ¿Y el oyente? ¿Ha sabido apreciarlo?
- Sí, hemos sido muy conscientes de ello y esa evolución la hemos potenciado al máximo como manera de crecimiento personal y musical, al igual que lo hemos podido verificar en los medios y en la gente más próxima a nosotros. Igualmente, siempre es mucho mayor para las personas que no forman parte de Helevorn. Valoramos mucho que la gente que escucha el disco lo haga de manera natural, sin complejos, sin prejuicios y sin estar constantemente intentando hacer comparaciones, porque en definitiva tampoco queremos descubrir la “última perla perdida” del Metal, hacemos lo que nos gusta y lo que da rienda suelta a nuestras ideas y pensamientos.

Por último. ¿Veremos a HELEVORN por la península?
- Eso esperamos, porque vemos que todo lo que está consiguiendo el disco debe ser ratificado en directo, nos morimos de ganas de tocar, y está costando un poco conseguir conciertos en España, a ver si la cosa se anima un poco y podemos hacer algunas fechas!

Pues todo dicho. Aquí finaliza esta entrevista. Esperamos que haya sido entretenida y os haya gustado. Un saludo desde Doom In Aeternum.
- Por supuesto y como siempre, un placer. ¡Muchas gracias de nuevo por vuestro apoyo! ¡Un fuerte abrazo!

Volver a la sección






Blog de Barcelona (Spain)
Contacta con nosotros
a través de este correo.
Contact:
viking__blood@hotmail.com

Siguenos en Facebook Síguenos en Bandcamp
Siguenos en Instagram Síguenos en Soundcloud Síguenos en Tumblr Google+








Nos adentramos en diferentes ramas:
SECCIÓN CULTURA





Idas y venidas de la mente:
SECCIÓN DE PENSAMIENTOS










NUESTRO OTRO PROYECTO